ECO obstétrica

PLACENTA PREVIA

PLACENTA PREVIA
La Dra Teresa Mayer nos habla sobre la placenta previa. Se define como placenta previa a la implantación de la placenta en el segmento uterino inferior, recubriendo el cérvix o cerca de él, pudiendo llegar a anteponerse totalmente a la presentación fetal.

VÍDEOS RELACIONADOS PARA PACIENTES: www.aulaginecologia.com/pacientes

ITRODUCCIÓN
La PP supone el 20% de las causas de hemorragia del tercer trimestre. Su incidencia oscila entre 1/125 a 1/300 nacimientos. La frecuencia aumenta con la paridad siendo la prevalencia en gestaciones únicas del 0,25-0,5%. Y su riesgo aumenta en caso de cesáreas previas, miomectomías o en antecedentes de legrado o extracción manual de placenta.

El tratamiento de la PP busca evitar la muerte materna, reducir la elevada mortalidad perinatal e implica en la mayoría de las ocasiones la realización de una cesárea.

CLASIFICACIÓN
La placenta previa se puede clasificar durante el embarazo en:
• Placenta de inserción baja: cuando el borde placentario se encuentra a menos de 2 cm del orificio cervical interno (OCI).
• Placenta marginal: cuando la placenta llega justo al borde del OCI, pero no lo sobrepasa.
• Placenta oclusiva parcial: cuando el OCI está cubierto de manera parcial por la placenta.
• Placenta oclusiva total: cuando la placenta cubre completamente el OCI.

ETIOLOGÍA
Se desconoce la causa de la placenta previa, pero se han invocado factores ovulares y maternos que parecen intervenir en su desarrollo. El más importante es la cesárea anterior, aunque existen otros:
• Factores ovulares: teóricamente un retraso en la maduración del blastocisto podría condicionar su implantación en las zonas bajas del útero.
• Factores maternos: las alteraciones endometriales debidas a cicatrices, embarazos previos o legrados vigorosos, reducen el área adecuada para la implantación de la placenta y aumentan la posibilidad de que lo haga en el segmento uterino inferior.
• Incisiones uterinas previas: como cesáreas, ya que estas cicatrices en el segmento uterino inferior dificultarán la «migración placentaria» que acontece durante el 2º y 3º trimestre.

CLÍNICA
Su manifestación clínica más frecuente es la hemorragia vaginal indolora, brusca, de sangre roja, variable en cantidad, en el segundo o tercer trimestre de la gestación. La ausencia de contracciones uterinas es el dato más importante para establecer el diagnóstico diferencial con el abruptio placentae o desprendimiento de placenta.

DIAGNÓSTICO
En cuanto al diagnóstico, a la exploración, se debe evitar el tacto vaginal, dado que puede movilizar cotiledones y coágulos formados e incrementar la hemorragia. Por tanto, es preferible valorar el canal del parto mediante especuloscopia.

La ecografía, por su inocuidad y seguridad, es la exploración complementaria de elección para el diagnóstico de la placenta previa.

MANEJO DE LA PLACENTA PREVIA
La placenta previa puede llegar a ser una emergencia obstétrica, poniendo en riesgo no sólo la vida del feto, sino también la vida de la madre. Esto se debe a la cantidad de sangre que se puede llegar a perder en muy poco tiempo si se produce un sangrado activo grave. Por ello, en caso de sangrado muy profuso, puede ser necesario realizar una cesárea, independientemente de la edad gestacional.

CONTROLES PERIÓDICOS:
 PP asintomática: Control ecográfico a las 36 semanas para confirmar la PP y decidir la vía del parto.
 PP sintomática: Según la cantidad de sangrado, la pauta de actuación será la siguiente:
• Dejar a la paciente en observación: si el sangrado es leve- moderado y está hemodinámicamente estable sin factores de riesgo hemorrágico añadido.
• Se decidirá ingreso hospitalario: ante un sangrado grave. En estos casos, además del manejo comentado en la observación, se añadirá:
– Reserva de sangre; valorar necesidad de transfusión.
– En gestantes RhD negativas, administrar gammaglobulina anti-D.
– RCTG diario
– Tocolisis que se administrará a pesar de longitud cervical normal o ausencia de dinámica uterina.
– Maduración pulmonar: entre las 24.0 y las 34.6 semanas.
– Neuroprotección con sulfato de magnesio: entre las 24.0 y las 31.6 semanas.
– Reposo absoluto hasta conseguir la estabilización del cuadro.

FINALIZACIÓN ELECTIVA DE LA GESTACIÓN: La finalización de la gestación dependerá de la clínica de la paciente y del tipo de placenta previa, (oclusiva o no).

Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Quizás te pueda interesar...

ATONÍA UTERINA

ECO DE CRECIMIENTO

SECUENCIA TRAP

VENTOSA

CONTROL DEL EMBARAZO NORMAL

ANALGESIA EN EL PARTO

0
¿Tienes alguna duda? Deja tu comentariox