Ciclo menstrual, fertilidad y anticonceptivos

Malformaciones uterinas

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter

El Dr. Modesto nos explica que el 5% de las mujeres tiene una malformación uterina. Si bien es cierto que, en la mayoría de los casos las malformaciones uterinas son asintomáticas, son una causa relativamente frecuente de infertilidad, abortos de repetición y partos prematuros.

¿POR QUÉ SE PRODUCEN?
Durante el desarrollo embrionario tanto el útero como el tercio superior de la vagina se forman por la unión del conducto de Muller derecho y el izquierdo. Si en este proceso de fusión se produce algún fallo puede dar lugar a una malformación uterina.

Es muy difícil conocer la prevalencia real de las malformaciones uterinas, ya que en la mayoría de las ocasiones son asintomáticas, pero se calcula que alrededor del 5% de las mujeres podría tener una.

¿QUÉ TIPOS HAY?
Aunque hay muchas clasificaciones de las malformaciones uterinas, podría decirse que cada malformación uterina es única. La clasificación más aceptada es la siguiente:
AGENESIAS: Falta una varias estructuras o éstas son muy rudimentarias, como el cérvix, las trompas o el fondo uterino.
ÚTERO UNICORNE: uno de los dos conductos de Muller no se ha desarrollado o lo habrá hecho de forma deficiente, dando lugar a “medio útero”
ÚTERO DIDELFO: Los conductos de Muller apenas se han fusionado, pudiendo haber dos úteros, dos cérvix e incluso a veces vaginas dobles.
ÚTERO BICORNE: Hay dos cuerpos uterinos, pero comparten un solo cérvix.
ÚTERO SEPTO: El útero es normal pero está dividido por un tabique. Puede ser parcial o completo.
ÚTERO ARCUATO: Es un útero completamente normal pero con una escotadura o “hundimiento” en el centro.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICAN?
Gracias a los avances tecnológicos, la prueba más utilizada para el diagnóstico de una malformación uterina es la ecografía 3D. Existen también otras pruebas que explicamos en otros capítulos como la histeroscopia o la hísterosonografía.

La RM la solemos reservar para los casos más complejos o para preparar una cirugía sobre el útero.

¿QUÉ IMPLICACIONES PUEDEN TENER?
En la mayoría de los casos, las malformaciones uterinas no producen síntomas ni problemas reproductivos. Sin embargo, en algunas ocasiones pueden ser la causa de infertilidad, abortos de repetición o partos prematuros e incluso con la presentación de nalgas en el parto.

¿HAY QUE TRATARLAS?
Las malformaciones uterinas asintomáticas y que no provocan problemas reproductivos NO NECESITAN TRATAMIENTO. Si detectamos una malformación en la consulta de manera rutinaria es muy importante tranquilizar a la paciente y hacerle entender la idea de que lo más probable es que esta malformación NUNCA LE CAUSE NINGÚN PROBLEMA.

Además, el tratamiento quirúrgico no es siempre posible y en ocasiones los riesgos superan a los beneficios.

Es importante destacar que no se ha demostrado que tratar las malformaciones uterinas no ha demostrado tener un impacto beneficioso ni sobre la fertilidad ni sobre las complicaciones en el embarazo. Por lo tanto, la decisión de hacer tratamiento debe ser muy cuidadosa e individualizada en cada caso.

¿CÓMO SE TRATAN?

En cado de decidir tratar una malformación uterina, este tratamiento es quirúrgico. Como cada malformación será distinta, en cada caso decidiremos la mejor manera de acceder al útero:
– Vía histeroscopia, (introduciendo una cámara a través de la vagina, como veremos en el capítulo correspondiente a esta técnica): cuando tengamos que acceder a la cavidad uterina. La vía histeroscópica será la más frecuentemente utilizada, sobre todo en el útero septo, que es la malformación más fácilmente solucionable y por tanto la que con más frecuencia operaremos.
– Vía abdominal, (mediante laparoscopia o cirugía abierta): esto lo haremos cuando la malformación sea más importante en la parte externa del útero. En general esta vía es la que menos utilizamos.

Suscribirse
Notificar por
guest
2 Comentarios
El más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Cristina

La ausencia de útero o útero rudimentario, y la ausencia de vagina o vagina corta, se denomina síndrome de rokitansky, es una de las agenesias que explicáis y afecta a una de cada 5000 mujeres

Quizás te pueda interesar...

EL CICLO CONSCIENTE

Beneficios NO anticonceptivos

Síndrome de ovario poliquístico II

Menopausia precoz

Síndrome premenstrual

Introducción a la anticoncepción

2
0
¿Tienes alguna duda? Deja tu comentariox