Embarazo, parto y lactancia

Preeclampsia

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter

¿QUÉ ES LA PREECLAMPSIA?
La preeclampsia es un problema específico del embarazo que se origina en la placenta. Por algún motivo la sangre no circula bien, y no le llega suficiente aporte sanguíneo al bebé. El organismo materno, para compensar esa situación y vencer esa resistencia al paso de la sangre en la placenta, aumenta la tensión arterial.

Aumentando la tensión arterial, se consigue vencer esta resistencia, pero secundariamente la sangre llega con más fuerza a otros órganos: riñón, hígado, cerebro… Además, se producen sustancias vasodilatadoras precisamente para disminuir esa resistencia del paso de la sangre.

Precisamente esos dos mecanismos compensatorios, (aumento de la tensión arterial y vasodilatación), empiezan a producir efectos adversos sobre otros órganos. El primero de ellos generalmente es la afectación del riñón, que va a comenzar a excretar un exceso de proteínas.

Eso precisamente es lo que nosotros utilizamos para diagnosticar la preeclampsia: que es la tensión elevada, y la presencia de proteínas en orina.

¿QUÉ CONSECUENCIAS PUEDE TENER?
Más tarde, si la preeclampsia sigue evolucionando, puede tener efectos adversos a más niveles. Por ejemplo, a nivel de hígado, (aumentando la secreción de enzimas hepáticas), en el sistema nervioso central, (dando lugar a dolores de cabeza)… También puede llegar a provocar efectos aún más graves en los estadios evolucionados de la preeclampsia.

A nivel fetal, lo que ocurriría es que finalmente no se conseguiría vencer esa resistencia vascular de la placenta, y el niño empezaría a crecer menos. Por eso la preeclampsia se asocia en muchas ocasiones a un crecimiento intrauterino restringido, es decir a niños más pequeños de lo que deberían.

Todos estos efectos a múltiples niveles, (fetales y maternos), tienen como origen una insuficiencia placentaria.

¿CÓMO SE TRATA?
Si es necesario se pueden utilizar antihipertensivos. Además, hay que tener muy claro cuáles son los objetivos en cada semana del embarazo. Si el embarazo ha llegado a término, con una preeclampsia no hay que seguir con el embarazo, sino que hay que finalizar, induciendo el parto, si se puede, y si no, mediante una cesárea. Es muy importante saber que el hecho de tener una preeclampsia no significa que el parto tenga que ser abdominal, que tenga que ser una cesárea; se puede parir por vía vaginal si las condiciones obstétricas lo permiten.

¿SE PUEDE PREVENIR?
También se puede hacer prevención de la preeclampsia. Hoy en día se ha desarrollado un programa de screening, que mediante unos datos analíticos, y la historia clínica de la paciente, puede prever en algunos casos, cuando se va a desarrollar la preeclampsia, y si ésta va a ser grave; de manera que podemos establecer prevención con ácido acetilsalicílico.

Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Quizás te pueda interesar...

ECOGRAFÍA SEMANA 20

Consulta preconcepcional

ECO semana 12

Embarazo y deporte

Parto vaginal tras cesárea

Corioamnionitis

0
¿Tienes alguna duda? Deja tu comentariox