Enfermedades benignas y de transmisión sexual

Vacuna papiloma

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter

VACUNA VPH
El virus del papiloma humano (VPH) se considera la infección de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial. Cuando la infección se mantiene durante muchos años, entonces se puede asociar a cáncer de cuello de útero. Una de las maneras más eficaces de prevenir las lesiones provocadas por el VPH es la vacunación.

¿QUÉ ES EL VPH?
El virus del papiloma humano (VPH) se considera la infección de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial. Es tan frecuente que se estima que al menos el 80% de las mujeres sexualmente activas estará en contacto con al menos un tipo de VPH en algún momento de su vida (porcentaje aún mayor en los hombres). Sin embargo, más del 80% de estas infecciones son transitorias, y se resuelven en el trascurso de los dos años posteriores a la infección sin que hagamos nada.

¿CÓMO SE TRANSMITE?
Es una enfermedad de transmisión sexual que necesita contacto de piel y mucosas de una persona infectada, con una persona sana. La principal manera es con la penetración vaginal o anal, se puede contagiar también mediante sexo oral y mientras exista contacto de piel y mucosas, incluso sin penetración.

¿CÓMO SE DETECTA?
Como no produce síntomas, la única manera es mediante citología y detección del de HPV. Ambos estudios se pueden realizar en la misma muestra y es una prueba rápida, sencilla e indolora. En la citología se detectan alteraciones celulares indicativas de que existe una infección en ese momento, o alteraciones celulares mas importantes, como las lesiones premalignas. La prueba de VPH detecta directamente el virus, informando de si existe infección o no, y determinando también el tipo específico de virus responsable de la infección. Ni con esta prueba ni con ninguna otra se puede determinar exactamente el momento de contagio.

¿CÓMO SE PRODUCE EL CÁNCER?
La mayor parte de las personas infectadas son asintomáticas (sin síntomas) y eliminarán el virus de su organismo naturalmente gracias a las defensas de nuestro cuerpo, que consiguen eliminarlo con el paso de los meses o años. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, se trata de una infección transitoria que no supone riesgo alguno, ya que el virus acaba eliminándose totalmente.

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR?
VACUNARSE. Todas las vacunas comercializadas producen una alta protección frente a los virus que pueden producir cáncer. Algunas vacunas también protegen de verrugas genitales o condilomas. La vacuna previene de la infección, pero no cura el virus existente en el momento de la vacunación, con lo que es preventiva, no curativa.
UTILIZAR PRESERVATIVO: protege en gran medida de la infección, sin embargo, aún con el uso correcto (desde el inicio de la relación) y consistente (en todas las relaciones sexuales), no confiere una protección completa, debido a que el área protegida es limitada, y toda la piel de la región perineal es potencialmente infecciosa.

BENEFICIOS DE LA VACUNACIÓN
Todas las vacunas ayudan a generar una defensa frente a posibles infecciones con VPH, ayudando a prevenir infección frente a los tipos que pueden producir cáncer. No cura o acelera la eliminación de virus existente o lesiones existentes, pero si demuestra beneficio en la prevención de nuevas infecciones VPH, incluso en mujeres que ya se han expuesto previamente al virus.

TIPOS DE VACUNAS
• Vacuna bivalente: cubre los tipos 16 y 18.
• Vacuna tetravalente: cubre VPH 6, 11, 16 y 18, protegiendo además de las verrugas genitales.
• Vacuna nonavalente: 6, 11, 16, 18, y además los tipos de alto riesgo 31, 33, 45, 52 y 58.

¿QUIÉN DEBERÍA VACUNARSE?
Beneficio máximo en mujeres que aún no han sido expuestas al VPH, es decir, aquellas que aún no han mantenido relaciones sexuales. Aun así, las mujeres que ya han tenido relaciones sexuales o han estado en contacto con el virus, se beneficiarán de la protección frente otros tipos ante los que todavía no se han enfrentado.

CUANDO VACUNARSE
• Vacunación rutinaria: 11-12 años (puede administrarse a partir de 9 años).
• Entre 13-26 años, se puede vacunar, y terminar la vacunación en casos en los que no fue completa.
• A partir de 27 años, la cobertura no es tan grande dada la alta probabilidad de exposición previa, pero sigue creando inmunidad eficaz y segura en mujeres mayores de 25 años.

POR LO TANTO…
Esta vacuna trata de minimizar la probabilidad de infectarse por el virus del HPV, que es causante del cáncer de cuello de útero. El efecto máximo de la vacunación ocurre cuando el organismo aún no ha estado en contacto con el VPH, pero existen beneficios con la vacunación en mujeres y hombres, a cualquier edad, incluso si ya se han contagiado o han tenido alguna lesión.

Suscribirse
Notificar por
guest
3 Comentarios
El más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Margarita Bollain Bengochea

Muy bien explicado
Da un poco de tranquilidad porque con esto del VPH hay primero miedo y después un poco de tabú
La vacunacion debería pronocionarse más
Entiendo que los protocolos han cambiado pero se debería hacer hincapié en la vacunacion de personas que ya han sufrido la infección

Gala Melgar

Gracias Margarita!! Por eso estamos intentando dar difusión a este tema. En el Área mujer encuentras más vídeos sobre VPH y patología cervical. Un abrazo y mucho ánimo!!!

Quizás te pueda interesar...

Primera ECO

Episiotomía

Virus Papiloma I

Laparoscopia: ¿Qué es?

Estreptococo y embarazo

ECO semana 12

3
0
¿Tienes alguna duda? Deja tu comentariox